El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

ENERO 2013





HISTORIAL DE NOTICIAS
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2017
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2016
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2015
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2014
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2013
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2012
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2011
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2010

 
28 Ene 2013
La editorial


El año comienza y las vacaciones, principalmente tomadas en enero, van quedando atrás. De seguro todos estemos ya pensando en la segunda semana de febrero, cuando se sucederá Carnaval. Después vendrá la espera por Turismo -o Semana Santa- y enseguida, a desesperar por “Julio” y sus vacaciones. Y así, entre “noches de la nostalgia”, “vacaciones de primavera”, “descubrimiento de las Américas”, -por qué no- “día de los difuntos” y, al fin, “navidad y fin de año”, el 2013 nuevamente habrá pasado y otra vez se volverá a escuchar: “el año se fue volando”, “ya estamos en verano”, “¿a dónde te vas de vacaciones?”, “qué calor que hace”...

Los años pasan y siempre se vuelve a hacer lo mismo. Y esto, básicamente, es  porque al ser humano, un ser de costumbres, le cuesta salir del cómodo "círculo vicioso”, pues así se lo ha formado, con costumbres, con rituales, con enseñanzas y aprendizajes. Tan solo depende de uno mismo lo que desea que pase en el año y que pensamos siempre a principios del mismo: los objetivos que nos fijamos. Ahora me pregunto: ¿cuántas veces logramos objetivos que realmente importen, que demostremos que es posible cambiar el mundo?, o por lo menos cambiar las cosas entre los que nos rodean.  

Mientras unos optan por apurarse a hacer todo sobre fin de año, otros dejan para los primeros meses lo que en los últimos no se logrará concretar. Algunos optan por dejar todo para el inicio del año y así abarcarlo, y contados hacen las cosas como corresponde (en tiempo y forma), y así les va: muy bien.

barricas club, tan simplemente optó por dejar que el oleaje pasara y que la marea nos llevara, y no luchar contra las grandes olas. Tras haber co-concretado un solo evento y mantener la página con lo indispensable -los tiempos apremiaban y las actualizaciones se volvían necesarias-, 2012 nos dejó un sabor a grandes logros y pocos éxitos, enormes aprendizajes, excelentes amigos y mucho conocimiento y experiencia y, por suerte, mínimas equivocaciones. Lo que sí estuvo equilibrado en la balanza, fue la mucha exigencia y gran cansancio. Así fue nuestra pasada “añada”.

Tras concretar entrevistas, crónicas, informes, columnas de opinión, semblanzas, notas, artículos, editoriales,... todos procedimientos que sirvieron para interiorizarnos de lleno en la problemática del vino nacional y volcar toda la información al "programa de formación en periodismo", realizado en una reconocida universidad privada durante el 2012, observamos que Uruguay funciona "gracias a Dios", si es que existe.

El programa sirvió para hacer un gran reconocimiento del sector enológico nacional, pues nos obligaba a investigar, estudiar y analizar antes de “hablar” -entiéndase ‘escribir’-. Noticias como “la baja del consumo” o “los comerciales del ente regulador del sector”, y que fueron noticias de tapa en los distintos medios especializados en la temática, nos afirmaba que "Uruguay funciona gracias a Dios". También primaron noticias gastronómicas, “recomendacionales” y de eventos que, unos más y otros menos, y casi sin “diferencial”, completaron el 2012.

La proximidad de fin de año obligaba a pensar en una nota de cierre que moviera, que dijera algo importante, interesante. La mala coordinación de la tecnología -entiéndase “compatibilidad”-, jugó una mala pasada y nos obligó a “quedarnos en el molde” ya que no había forma de actualizar una programación con poco tiempo disponible. Fue entonces que recordamos, que el Circulo Uruguayo de la Publicidad pasó para principios de año lo que se venía haciendo sobre fines: pasar el Desachate a marzo. El cometido era arrancar con fuerza y con ganas; mostrar lo que se hizo y los que ganan. Era una forma ideal de motivar a trabajar para el resto del año. Y, como una muy buena idea vale la pena "imitarla"...

Lograr que el vino sea “bebida nacional” amerita grandes logros. Y por ende, grandes cambios. Por lo tanto, debería ponerse especial atención en algunos “detallecitos” nada diminutivos.  

Hagamos una simulación de “desachate”, con la salvedad de que también diremos -a nuestro criterio- "los peores" del quehacer enológico nacional. Comencemos.

-       La peor publicidad (-muy obvio-): la de INAVI; a fines de diciembre de 2011 salía al aire la recordada “tomalo como quieras”, con transformación de la letra del Cuarteto “Vino en mi jeringa” y que bastante reprobada fue por varios actores del sector, además de otros ajenos; y la sensible “reencontrate con lo tuyo”, de Rada-“Gardel”, que arrancó mal en la edición y que de contenido no dice nada ya que poco aparece un vino y el guión es poco más que escaso respecto a “vino”. Y ni hablar de querer abarcar a "todo público" cuando hay pocos recursos, y los "institucionales" tienen otro formato. Definitivamente, la sentencia de una caída en el consumo de vino nacional estaba firmada.

-       la peor acción promocional (-me da una gran pena si pienso en “imagen país”-): la de “Los Caminos del Vino”. Se presentaron en el Conrad en 2012 -stand mediante- y a lo largo del año prorrogaron fechas, contados confirmaron bajas del calendario y acotados suspendieron;

-       la peor acción organizacional (-inentendible en tiempos de pura tecnología y estrategias-): la de la Asociación de Enólogos del Uruguay; en lo que fue de 2012 hizo poco y nada si se compara con años anteriores, tanto que hasta su página web dejó de existir. Todo colabora para la baja en el consumo del vino nacional.

-       el peor cierre (-cuando todo confabula para que no ande-): el de Club Placer Casa Gourmande, que tras poco más de un año de acciones, disgustos, contrariedades y desavenencias, no hubo mejor acción que “bajar cortinas”;

-       la peor noticia (-y que no es novedad-): el informe de la caída en el consumo de vino nacional en julio (con solo 29 millones de litros vendidos), y su confirmación a diciembre (58 millones vendidos);

A pesar de todo lo malo -que termina avizorando un posible final-, lo bueno aflora. Va "lo mejor".

-       El mejor vino para jóvenes (-para los jóvenes siempre hay luz al final del camino-): frizzante Lugano; buena presentación, sabroso, bien elaborado, gran calidad y buen precio;

-   el mejor vino calidad-precio-producto (-y siempre hay uno que resalta de entre el montón-): Varietal Merlot 2012, de Bortolini & Broglio. Fue una bodega muy nombrada en 2012, y logró un vino ideal (entre otros): buen aroma y sabor, elegante presentación y con un súper precio ($110, aprox);

-       la mejor estrategia (-no todo lo de adentro es malo-): la de INAVI, por su venta de vino a granel fuera de Uruguay. Tras estudios realizados y entrevistas logradas, los resultados fueron: el aumento en el consumo del vino fino nacional y la baja venta de vino nacional más económico, principalmente de mesa;

-       el mejor evento (-el trabajo en equipo es el gran secreto-): barrica club-Daniel Arraspide; en éste se demostró que el Merlot es un vino con mucho potencial en la región –así damos a André Dominé una idea sobre el merlot regional-  y que Brasil tiene la mejor etiqueta de las catadas: Miolo Merlot Terroir 2009; y Chile (con Marques de Casa Concha) y Uruguay (con Bouza Parcela Única B9) lograron el segundo y tercer puesto, respectivamente.

-       el mejor salón de vinos (-ojala se mantenga muchos años-): el del Conrad; por su completa carta de vinos regionales y extraregión, y por su gastronomía que, a pesar de su reducción en la oferta de 2011 a 2012, sigue siendo muy variada y respetable, además de disponer de espacio suficiente para el numeroso público asistente. Cuidado, la última organizada permitió ver errores solucionables y escucharse variadas quejas;

2012 dejó grandes cosas de "lo peor", tanto que opacaron "lo mejor". Para el 2013 parece que se han tomado ciertas precauciones. ¿Se habrá comenzado con el pie derecho? ¿O quizá será que nuevamente queremos que llegue Carnaval, Turismo, Julio…?

Rodney Chacón - Director







EVENTOS


En breve informaremos más y nuevos eventos.


Barricas Club / Derechos Reservados 2009 / programación+hosting+rediseño 10R comunicación
10R comunicación FRESH