El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

JUNIO 2013





HISTORIAL DE NOTICIAS
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2017
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2016
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2015
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2014
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2013
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2012
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2011
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2010

 
20 Jun 2013
La Noche de San Juan: una festividad del viejo mundo con molde oriental


La Noche de San Juan surge por celebrar tanto la fe católica -nacimiento de San Juan- como también el inicio del verano -solsticio de verano para el hemisferio norte-. En el primer caso, el nacimiento de San Juan (quien preparó a la humanidad para la llegada de Jesús) ocurrió próximo al solsticio. En cambio, los no tan creyentes, tan sólo desean festejar -principalmente en Europa- el inicio del verano, rodeados de grandes fogatas, amigos, comida y abundante bebida

En el hemisferio sur, principalmente en Uruguay, se ha vuelto una fiesta infaltable, más aún por los deseos solicitados -trascritos al papel- que, en esa noche, se vuelven reales una vez lanzados al fogón, pues así reza la creencia. Estos deseos, algo muy típico en esta festividad, tuvo su origen en los pedidos paganos a los dioses mediante la quema de ofrendas en grandes fogones; tan simplemente pedían que el sol se mantuviera próximo a la tierra y la noche fuera lo más corta posible. (El solsticio refiere a la cercanía del Sol respecto a la Tierra).

En Uruguay, la Enóloga Leticia Villalba Beretta, de Bodega Beretta, fue la pionera en "importarla", y el próximo domingo 23 celebrará su 9na. edición de La Noche de San Juan. Leticia, la pionera en Uruguay para esta festividad, sin quererlo ha logrado que varias bodegas se sumen a este entretenido y divertido festival fogonero-gastronómico-vinero. Es así que, el próximo fin de semana del viernes 21 al lunes 24 de junio, seis bodegas estarán abriendo sus puertas para festejar a lo grande La Noche de San Juan.

Hay diversidad y variedad de sabores, distancias y precios para poder elegir a qué festival ir y pasarlo de maravillas. En el siguiente link, se podrá observar un resumen detallado de las opciones posibles:  http://www.barricasclub.com/eventosOtros.php?idEventoOtro=124

 

La Luna, tenerla en cuenta

El próximo domingo 23/junio la Luna pasará más cerca de la Tierra, algo que ocurre una vez al año en virtud de su rotación ovalada al rededor del planeta, y será el momento de su máxima fase lunar: "luna llena". Por lo tanto, se observará una luna 15% más grande de lo habitual. El domingo, las bodega que realizan el festival son Beretta y Fallabrino y, en virtud de la lejanía del centro citadino de la primera y con el pronóstico de una noche bien despejada, será una ocasión ideal para contemplar la belleza de la Luna Llena.



 
12 Jun 2013
...y todo se hizo humo en Puro Bistró




Hace algunas semanas Barricas Club tuvo la posibilidad de disfrutar de un lugar muy especial en la zona de Palermo (en Buenos Aires): Puro Bistró, un cigarbar único en su tipo y que merece ser visitado en las próximas vacaciones de Julio y disfrutar -in situ- de sus distintas variedades de tabacos.

El consultor Marcelo Tejera, uruguayo radicado en Argentina, especialista en diseño de comunicaciones de bebidas alcohólicas y afines, fue quien nos contactó con Rodrigo Torelli, actual dueño y responsable de la tabaquería y cigarbar “Puro Bistró”. Fue así que el miércoles del Malbec World Day, para dar un cierre de oro a una celebración única, visitamos este gran lugar con la intención de probar una combinación básica: habano y licoroso Malbec.

Apersonados en el corazón de Palermo -Thames al 1920 casi Nicaragua-, con total sorpresa el amigo Tejera nos dejó la sonrisa marcada e imborrable ya que no se esperaba visitar un cigarbar. Un antiguo local, de considerables dimensiones, nos recibía muy correctamente amueblado y decorado, pues eso se observaba a través de su gran vidriera -elegantemente exhibida y con gran diversidad de productos (habanos, cigarros, nargiles, licores, vinos, whiskys, destilados, derivados, otros)-, anunciaba que era “el lugar” indicado para finalizar una larga jornada celebrándolo como se guste, pues así lo afirmaba Torrelli.

Tras presionar el timbre (algo muy común en todo negocio en la intranquila ciudad porteña) Rodrigo Torrelli (de cabello algo largo y rubio, ojos claros, de estatura media, delgado, informal, desestructurado), viene a nuestra recepción y nos permite el ingreso al cigarbar. Tras los saludos y presentaciones correspondientes (denotaba un tipo sencillo, algo inquieto, muy servicial y atento), tan sólo restaba disfrutar de las instalaciones de la mejor forma.

Puro Bistró

Puro Bistró nace del afán de Rodrigo Torrelli por disfrutar y dar continuidad a un lugar que nació en 2006 como una clásica tabacalera porteña y que era franquicia de La Casa del Habano para Argentina, siendo esta una de las cuatro existente hasta entonces, y todas pertenecientes a los mismos dueños. En 2009, y tras declives económicos, los responsables del lugar deciden discontinuar el negocio. Tal decisión llegó a los oídos de Rodrigo (amigo de uno de los socios de la franquicia y fiel concurrente del negocio), que sin perder tiempo les ofrece continuar él con dicho lugar. Aceptaron su oferta económica y así, en 2009, toma posesión de “La Casa del Habano" -franquicia y lugar-, derivándolo en lo que hoy se denomina Puro Bistró. Liquidó la franquicia para ampliar su línea de productos y ofrecer otro tipo de servicio, más ameno y más general y no tan exclusivo ni específico. De esta forma se genera "Puro Bistró", un cigarbar donde se puede disfrutar de una gran diversidad de tabacos “in situ”. Aquí, comenta Torrelli, se puede fumar a pesar de las prohibiciones estatales; y agregaba: "esto sucede ya que cumple con ciertas condiciones estructurales que permite la extracción de humo fuera del local"

Tras pasar por el mostrador de tabacos, cigarros, pipas y nargiles  (muy completo y llamativo), nos acomodamos en una de las elegantes mesas de bar, escapando a la de póker -que tentaba apostar- y a los mullidos y cómodos sillones -aún no queríamos descansar-. Desde nuestra ubicación se vislumbraba la “cámara de habanos" -llamado "humidor"-, una suerte de espacio apartado (de clima controlado) e individualizado  por un gran vidrio el cual permitía ver distintos tipos de habanos, además de algunos espirituosos y destilados que tan solo debían elegirse y disfrutar. Habanos argentinos, nicaragüenses, salvadoreños o cubanos, de entre otras regiones más, todos están para elegirse y ser disfrutados.

Sorprende ver un grupo de unas diez mujeres disfrutando de una amena reunión de amigas saboreando algunos habanos y espirituosos. Rodrigo nos acota: “es usual esto; salen del laburo y vienen a distenderse a un lugar cerrado y lindo, donde pueden fumar sin problemas y sin pasar frío, o calor”. Y agrega: “la ley no permite fumar en lugares cerrados, aunque si en lugares habilitados como éste que debes tener cierto tipo de infraestructura hecha, como se ve a simple vista”.  

En Puro Bistró se puede ir tan a comprar lo que se busca, ir por unos minutos, o quedarse un buen rato disfrutando, claro, desde un licor, espirituoso, destilado y acompañarlo con una pipa, habano o cigarro -solamente-. Festejar con amigos una ocasión especial es una opción muy elegida comenta Torrelli. Así lo mostraron los ejemplos antes mencionado -reunión de amigas- o los diversos grupos de acotadas personas que se sucedieron durante la noche con el fin de iniciar una jornada nocturna de diversión -se observó unossiete jóvenes extranjeros-, o darle un cierre único -otros tres jóvenes adultos muy tranquilos que tan solo buscaban terminar la noche-.

Puro Bistró también da la opción de comer algo gracias a Puro Arrabal. Este último creado en abril de 2012 tras el cierre de "El Gardelito" algunos meses antes. El ex-bodegón "El Gardelito" abrió sus puertas en 1998 en la zona de Palermo; llegó a ser el primer boliche en la zona por aquel entonces y hasta el más reconocido del lugar, llegando a ser casi una marca registrada. Tras problemas financieros ya que sus antiguos dueños no estaban abocados al negocio, los empleados adquirieron el control de "El Gardelito" aunque dicha "cooperativa" no sirvió de mucho, llevando a una total quiebra y cierre tiempo después. Así pues, tras la liquidación de "El Gardelito", Rodrigo Torrelli toma posesión del local tratando de mantener su nombre, algo que fue imposible legalmente. Nace entonces "Puro Arrabal".

En Puro Bistró, con el servicio de Puro Arrabal, se puede disfrutar de buena gastronomía tanto de un menú ligero, rápido, sencilo -como bien puede ser un braserito de parrilla-, a platos más elaborados -aunque aclara que no se hace nada moderno pues buscan mantener el clásico estilo de comida porteña. Al estar Puro Bistró pegado a Puro Arrabal, el servicio no supera los 20 minutos entre que se pide y se sirven los platos. En nuestro caso personal, una entrada de “chorizo envuelto en focaccia de olivos con salsa criolla” -espectacular- y una gran tabla de quesos y fiambres -muy bien servida-, maridado con cerveza patagónica Sheken -rubia y negra, a buena temperatura-, además de bastar, conjugó muy bien para iniciar el final de una gran noche.

Los precios

Los precios de los habanos son muy permisivos, rondan entre 35 pesos argentinos y los cuatrocientos, según el país de producción y tipo de habano. Los tabacos manejan un precio similar.

Sobre los nargiles (aparato utilizado para fumar mezclas de tabaco y bebidas), el precio varía según la combinación elegida y que puede ser muy variada.

En lo que respecta a bebidas, también es variada y con mucha diversidad de productos, desde un simple chop de cerveza (a 30 pesos argentinos) hasta un brandy (80 pesos), pasando por un fernet, o una simple gaseosa, todo resulta accesible, aunque también hay otras bebidas que superan los centenares de pesos argentinos. 

Si de comida se habla, los precios son muy accesibles, nuestra entrada rondó los 50 pesos y la tabla los 75.  

+ Datos

En Puro Bistró podrá disfrutarse desde un simple cigarro a una creación especial en nargiles. Si opta por lo simple, tan solo deberán arrimarse al mostrador/vitrina y elegir lo que más le guste. Si la opción son las pipas, recuerden llevar la propia; es lo único que no disponen para uso in situ.

Si la opción es el nargile, con tener una leve idea de la bebida a combinarse ya es casi suficiente, el resto de la ayuda correrá por cuenta de Rodrigo o Noelia -la fiel asistentes que muy correctamente orienta al consumidor-.

Ahora, si la opción es un buen habano, a pensarlo y disfrutarlo muy bien, y dejar que Noelia o Rodrigo los guíen. En Puro Bistró podrán encontrar etiquetas como: Julieta y Romeo, Fonseca, Cohiba, Montecristo, Partagás, Rafaél González, Cuaba, Decade, Upmann y Robaina, entre otro más. 

Por cierto, nuestra combinación de "Julieta y Romeo" -toque pimentado- combinado con Malamado de Zuccardi, correctamente frío y bien servido, anduvo de maravillas.

Rodney Chacón - Director



 
06 Jun 2013
Crónica de un cordero y sus tannats


Ni siquiera se había anunciado el “5to. Festival del Tannat y el Cordero” y el cordero ya andaba a la vuelta. Tan solo había que fijar la fecha y reunir un montón de amigos para disfrutarlo como corresponde. Eso si, el vino lo elije quien sabe: yo.

Cuando el dinero escasea y el agradecimiento se vuelve necesario, los canjes están a la orden del día. Así fue como apareció el grandioso cordero de unos 12 kilos. Los servicios profesionales quedaron más que compensados -también se sumó un lechón de 17 kilos, que aun espera en el frío polar- y ahora tan solo faltaba disfrutar el ovino como dios Baco manda. Ni tontos ni perezosos, quienes más deseaban disfrutarlo, fecha trataron de encontrar y difícil se volvió coordinar. El cordero sufría la tortura de la espera.

Veinte días antes, desconociendo la fecha del festival y por casualidad, o quizá por causalidad, el día se eligió y el lugar se concretó: el 31 de mayo en mi apto marchó. El momento, luego de nuestros trabajos.

La mañana del viernes 31 arrancó y se mostró largo y complicado. Las compras en un gran hipermercado se realizó -nos avivamos- y el vino muy bien se eligió, pues así se demostró por los muy complacido paladares presentes en la cena. Especialmente adobado y prolijamente asado, el panadero su pañuelo sacó y con lágrimas lo despidió. Mientras, los vinos en la heladera fueron bajando su temperatura hasta decir “basta”.

Tan solo una previa de picada sencilla -sin vueltas ni alargadas-, whisky para unos, un martincito para otros, refresco para algunos pocos, y vinos para los impacientes (retirado en tiempo y forma de la heladera), uno a uno iban llegando y el cordero extendido sobre la mesa del comedor daba la gran “bienvenida”. La aguja del horario apuntaba a las ocho y el minutero fijo en el seis anunciaban que podíamos esperar a los que faltaban. Tan solo cuarenta minutos más restaron para dar inicio al sacramento del festival que optamos por adelantarlo y festejarlo, en privado claro.

-Hola Marce, ¿vienes? Solo faltas tú; decía una de las comensales con ganas de entrarle al delicioso cordero. –No. Perdónenme. Surgió trabajo de último momento, y el exterior no espera ni perdona; respondía una gran compañera e infaltables en las reuniones. –No te preocupes. El lunes te llevamos un rico trozo; agregábamos unos cuantos. Medio en chiste medio en serio, del trozo disfrutó.

Las nueve y cuarto marcaron el sablazo inicial sobre una de las patas y la “carnicería” comenzaba. Las ensaladas dijeron presente, los aderezos también; y claro, el vino al firme, como buen soldado. La mirada de los presentes quedo muy atenta ante: -Estimados todos, ¿saben qué?, acotaba el anfitrión en su hogar, “-Mañana es el Festival del Tannat y el Cordero”; y agregaba, “un montón de bodegas abren sus puertas con distintos menúes gastronómicos con relación al cordero y el tannat”. Con asombro todos, no tenían la minima idea de tal evento (los doce presentes, conectados todo el tiempo a Internet, hasta por Blackberrys, ni la más mínima idea tenían). Y más que asombrados quedaron al comentarse los precios establecidos (y eso que todos se pelean por el nivel socioeconómico medio-alto/alto). El precio más caro fue lo que se gastó entre los presente para este gran cordero.

Igual, ya nada importaba. Estábamos al lado de dios Baco, con los buenos amigos, buena música, la buena picada, el rico cordero, los muy buenos vinos (100 años, Reserva Familiar, Tannat Oak Aged 2009 de Giménez Méndez y Cabernet Franc-Tannat 2011 de Varela Zarranz), y un cierre con un Cognac “Calvados de Calingasta” (única botella en el país; un producto envasado en 1983 tras 28 años de añejamiento en barricas de roble y elaborado mediante el proceso francés “Charantes” en la provincia de San Juan, Argentina), que desconociendo su sabor notamos que un buen habano bien podía ser su hermano.

Rodney Chacón - Director



 
01 Jun 2013
¡¿Fun... Fun...funcionará?!


Pu... pu... pues pa... parece qu... qu... qu... que sí. Fun... fun.. funcinó.

Aunque no se crea, lo que una vez inició -con mucho miedo- el bisabuelo de Gonzalo Acosta -actual dueño de Fun Fun-, hoy es un proyecto que deja sus pañales y hasta sale de su "hogar" -Fun Fun- para conquistar los paladares más lejanos al local: el afamado Uvita.

El pasado jueves 30 de mayo, y por intermedio de uno de los representantes Hellmann Worldwide Logistic, Hernán Rodríguez, tuvimos la oportunidad de participar de la presentación y lanzamiento del reconocido licor de vino que Fun Fun supo crear en 1895 y que hoy busca expandirse a nivel local y regional.

El lanzamiento contó con la presencia de amigos y allegados de Fun Fun, como así también de los responsables de hacer que "Uvita" salga de su casa con todas las de la ley. En tal sentido, Germán Guardado -director de Las Lomas, la empresa distribuidora y generador de la idea de sacar el uvita fuera de Fun Fun-, realizó las acotaciones al respecto y agradeció a todos aquellos vinculados al proyecto, como la Agencia Salvo que rediseño de packing y comunicación para salir al mercado y a la Bodega Toscanini e Hijos por ser los encargados de la producción industrial y exportación regional

El Uvita

Según el dicho popular empresarial "la primera generación lo crea, la siguiente lo usa y la tercera lo destruye" parece no aplicar para el afamado Uvita, pues el bisnieto del creador del reconocido vinificado está muy abocado a expandir los mercados de algo que su bisabuelo, con tartamudez mediante, logró fijar un producto y una marca como lo son "Uvita" y "Fun Fun".

En 1895, el bisabuelo de Germán Acosta -actual dueño de Fun Fun-, ofrecía algo que a los obreros portuarios les ayudaba a aplacar el frío calador de huesos: el Uvita. Día a día lograba cada vez más clientes y la marca fue quedando y su formula guardando.  

Hoy día, la formula original es un secreto. La que se utiliza es una aproximación de aquella y que fue testeada entre antiguos clientes de Fun Fun que supieron asiduamente tomar la original. Así, Toscanini e Hijos logró un producto sin igual y de gran calidad: los 22% de grado alcohólico que posee el Uvita es imperceptible y, además de haber logrado la que denominaron "Original", también fue muy bien lograda la subtitulada "Amarga" como forma de dar otra variantes a jóvenes paladares: acides media a intensa, dejo de amargor, sedosa, untuosa y con agradables aromas a yuyos.

Respecto a la "original", su suavidad y delicadeza permiten disfrutarla como gran aperitivo previo o para el relax pos jornada laboral. Ideal para alguna buena pipa o habano

El precio en el circuito comercial montevideano rondará los $280

Fun Fun

Tras notar que funcionaba y cada vez era más solicitado, y sabiendo que los traslados desde su hogar hasta el puerto de entonces, sin calles ni coches como los del presente, el bisabuelo Augusto López, buscó aproximarse alquilando una pieza, también apoyado por los obreros portuarios quienes fueron generadores de la idea de avecinarse a aquella "ciudad vieja".

Ante la duda primera (mudar su producción), y por su tartamudeo, Augusto acotaba: "¿fun... fun... funcionará?", sin dudarlo y con algo de comicidad los obreros le respondían casi igual, aunque sin signos de interrogación. De ese tartamudeo simpático surgió lo que hoy es una marca más que reconocida: "Fun Fun".

Contra viento y marea, épocas sin tecnología, ni simpleza de traslados, y hasta con contrariedades comunicacionales, todo puede funcionar. Un ejemplo a seguir.

Rodney Chacón - Director







EVENTOS


En breve informaremos más y nuevos eventos.


Barricas Club / Derechos Reservados 2009 / programación+hosting+rediseño 10R comunicación
10R comunicación FRESH