El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

AGOSTO 2013





HISTORIAL DE NOTICIAS
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2017
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2016
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2015
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2014
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2013
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2012
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2011
ene  feb  mar  abr  may  jun  jul  ago  set  oct  nov  dic  /  año 2010

 
26 Ago 2013
¿Cuánto crees que valgan los vinos que prefieren los menores de 30 años? Te damos algunos precios


Por primera vez en Uruguay se realizó el Concurso Vino Sub 30, un concurso que premia los vinos –y los bodegueros- que complacen los paladares menos experimentados: los jóvenes menores de 30 años.

El certamen, organizado por Bodegas del Uruguay conjuntamente con WineMind, un equipo evaluador de una treintena de jóvenes, tanto hombres como mujeres, evaluaron durante dos jornadas (20-21/agosto) en el hotel My Suite la cantidad de casi 90 muestras presentadas. Entre estas habían vinos de primer nivel (vulgarmente diríamos los que rondan los 900 pesos y más) hasta los vinos finos básicos (los que promedian el centenar de pesos).

Tras la evaluación, los bodegueros, con ansias aguardaban conocer el veredicto final que fue anunciado el pasado jueves 22/agosto. Los datos interesantes tras la evaluación fueron: todos los vinos rondaron entre 90-92 puntos según el sistema de medición que aplica la OIV (Organización Internacional de Vitivinicultura), algo muy destacable para todos los que se presentaron aunque solo treinta y dos se llevarían medallas (las décimas en el puntaje cuentan); también, que sólo dos lograron sobresalir de ese puntaje (dos de los tres más caros observados), por encima de los 94 puntos; y, que bodegas poco vistas en el circuito comercial citadino lograron medallas demostrándoles que “se pueden tener fe”. 

De las conclusiones: se extrañó el apoyo de I.NA.VI., al fin y al cabo son las bodegas las que “hacen I.NA.VI.”; también, que no se haya dado lugar a una categoría de “importados”, los importadores también tienen mano de obra nacional; la mayoría de las bodegas presentaron vinos que ellos consideran que son para jóvenes -es un error subestimar al “jovenadulto” en un mundo tan cambiante y veloz- mientras que, las pocas, también presentaron vinos de alto valor (más de 850 pesos) y que fueron los ganadores destacados de la jornadas.

Luego de ver la grata presencia de los bodegueros, la simpática picardía de los niños de los sucesores de Bodega Los Nadies para recibir la medalla, el poder de la medalla en la mano de las expertas de Bodega Artesana, la entrega de medallas por parte de los organizadores (Claudio Angelotti y Viviana del Río, por Bodegas del Uruguay) a cada uno de los ganadores, escuchar las explicaciones del procedimiento del concurso por parte de Daniel López Roca (Director de VinoSub30) junto a una parte de los evaluadores y, testear una parte de algunos de los vinos premiados, tan solo resta mencionar los vinificados (vinos blancos y tintos, licorosos y medio y medio) ganadores y sus precios en el circuito comercial:

Gran Medalla de Oro

Antigua Bodega Stagnari - Osiris 2007 | $890 - Iberpark

Montes Toscanini - Montes Toscanini Gran Tannat Premium 2008 | $650 - VinosUy 

Medalla de Oro

Rodríguez Bidegain - Aripuca Licor de Tannat | $355 - VinosUy

Montes Toscanini - Carlos Montes Cabernet Sauvignon Tannat 2010 | $ s/d

De la Carolina - De la Carolina Licor de Tannat 2009 | $ s/d

Montes Toscanini - Montes Toscanini Licor de Tannat 2008 | $ s/d

Castillo Viejo - CataMayor Cabernet Sauvignon Reserva 2011 | $195 - Iberpark

Familia Irurtia - Irurtia Medio y Medio 2013 | $90 - Devoto

Montes Toscanini - Montes Toscanini Corte Supremo Premium 2009 | $ s/d

Ariano Hnos. - Don Adelio Ariano Tannat Reserve 2009 | $880 – Tienda Inglesa

Finca Narbona - Luz de Luna Tannat 2011 | $ 400 – según bodega

Castillo Viejo - CataMayor Sauvignon Blanc Reserva de la Familia 2013 | $255 – Tienda Inglesa

Montes Toscanini - Montes Toscanini Apartado Tannat 2011 | $250 – según bodega

Familia Irurtia - Km.0 Gran Reserva Tannat Roble 2008 | $235 - Disco

Alto de la Ballena - Alto de la Ballena Tannat Viognier 2010 | $460 - Disco

Bouza Bodega Boutique - Monte Vide Eu 2011 | $975 – Los Dominguez

Castillo Viejo CataMayor Tannat Reserva 2011 | $245 – Tienda Inglesa

Ariano Hnos. -  Don Nelson Ariano Tannat 2008 | $750 – Tienda Inglesa

Montes Toscanini - Montes Toscanini Criado en Roble Blend Tinto 2011 | $350 – según bodega

Giménez Mendez - Viñas Mendoza Tannat 2011 | $130 – según bodega

Bodega Almacén Los Nadies - Los Nadies Equilibrio Tannat 2011 | $400 – según bodega

Rodríguez Hnos. - La Estancia Licor de Tannat 2012 | $265 – Tienda Inglesa

Bouza Bodega Boutique - Bouza Albariño 2012 | $990 – Los Dominguez

De la Carolina - El Carruaje Tannat Reserva 2011 | $ s/d

Almena - Pueblo del Sol Tannat Roble 2012 | $100 - Macromercado

Bouza Bodega Boutique - Bouza Merlot 2011 | $339 – Los Dominguez

Montes Toscanini - Montes Toscanini Criado en Roble Tannat 2011 | $350 – según bodega

De la Carolina - Nuevo Amanecer Sauvignon Blanc 2013 | $ s/d

Vinos Finos J. Carrau - Juan Carrau Cepas Nobles Sauvignon Blanc 2013 | $148 - Iberpark

J. Chiappella - J. Chiappella Marselan de los San Antonios 2012 | $270 - VinosUy

J. Chiappella - J. Chiappella Chardonnay Reserva Premium 2011 | $225 - VinosUy

Artesana Winery - Artesana Tannat Merlot 2011 | $400 – según bodega


Nota: “s/d” = sin dato en el circuito comercial montevideano

Rodney Chacón



 
18 Ago 2013
Mantra, un salón de vinos digno para amigos



La presión era mucha. Desde que avisaron que la invitación para periodistas era para el viernes, hasta escribir algo de lo que nunca habíamos participado. Desde salir antes del trabajo, pasar por casa y atravesar todo Montevideo a las 7 p.m. desde el Prado para llegar lo más rápido que se pueda al 5to. Salón de Vinos & Gastronomía del Hotel Mantra, todo era presión. 

Lo que es seguro, es que la cordura al volante siempre estuvo; y que el muy buen atajo nos permitió realizar 140 kilómetros de los 152 que separa el Mantra del centro de Montevideo. Bordear el norte de Maldonado (Cno. Lusich, Lavalleja, Batlle y Ordoñez, Edye, Bergali, Artigas, Aigua, Saravia, La Barra) nos permitió ahorrar unos 30 minutos de tránsito, 12 kilómetros de calles, conocer los fondos de Maldonado -donde nos percatamos que allí, por Aparicio Sarabia, se ejerce la profesión más antigua del mundo-, y llegar sobre las 21 horas al salón (empezó a las 20hrs.). 

Pensábamos muchas cosas sobre el salón, el hecho de ser "vírgenes" para este chateo de vino invernal daba para imaginarse muchas cosas: ¿cómo será?, ¿qué tan grande?, ¿cuánta gente habría?, ¿qué vinos se podrán degustar?, ¿cómo será la gastronomía?, ¿cuántos amigos habrán?... Todas dudas que nos evacuamos una vez que atravesamos las puertas de ingreso y las atractivas promotoras nos extendieron las invitaciones correspondientes, además de las copas claro. 

El hecho de que no hubiera lugar para estacionar y de que las puertas de ingreso estaban libre de personas, significaba que ya estaban todos adentro. Así fue. Tras pasar el ingreso, unas 500-600 personas disfrutaban de los vinificados, la buena compañía, la gastronomía, la música, los livings, mesa de juego, las charlas, el lugar, el entorno, la noche...

El salón es ideal para eso, para disfrutar de un viernes entre amigos o aprovecharlo en un fin de semana de esos, de los que amerita irse con los viejos amigos ya que hay de todo en un mismo lugar, y a un precio muy razonable ($580/día u $800 los dos días).

De vinos y bodegas

Si de bodegas se habla, entre los presentes se contó con: Giménez Méndez (abusó con dos stands, uno exhibía muy bien decorado la línea 100 Años Viña Mendoza y el otro toda la gama de GM Reserva y 100 AÑOS), Garzón (donde sus tres principales blancos impactaban con sus aromas y chispeantes sensaciones); Montes Toscanini (que sorprendió con su muy recomendable "Apartado" Tannat 2011, sin barrica); Narbona (el rosado de tannat sigue siendo mi rosado preferido); Juanicó (con un Don Pascual, Edición Limitada, Selección del enólogo 2011, de Pinot Grigio/Chardonnay, im-pe-ca-ble); Marichal (con su rústico y atractivo stand, y amena charla con Alejandro que dio para generar ideas a futuro); La Carolina (me sorprendió encontrarlos allí); Lamborghini (también me sorprendió, más por su diversa línea de vinos y exclusivo vodka que seguro conoceremos mejor en verano); Catamayor y H.Stagnari (que amena vestimenta tenían sus "promotores"); Toscanini e Hijos también dijo presente.

Los importadores también se dieron lugar, y mechando algo de nacional: Vinos del Mundo exhibía parte de su gran gama de vinos internacionales (Gastón Figún se hizo un tiempito para enseñar un poco de lo que sabe); Grand Cru (donde internacionales y nacionales -Pizzorno- fomentaban con gran calidad el conocimiento enológico); Viñas del 636 y Salto Chico (con vinos muy particulares que, más que hablar de ellos, cada uno deberá probarlos y evaluar) y Moldes Ruibal (que siempre me es muy grato encontrarme con Andrés Terra y que en esta oportunidad nos enseñó el Malbec Roble de Emilia y, para acompañar, un jamón serrano de película) 

De los extras

Entre la mesa de quesos y fiambres, los risottos primavera-parmesano-al tannat o de mariscos, la mesa de panes, los chocolates de Puratos y los testeos de aceites de oliva, la parte de "gastronomía" se agotaba en sí misma. También se podía buscar alguna buena lectura a través de la gran cantidad de publicaciones vineras de Ediciones Botella del Mar.

A pesar de ello, y como dijimos antes, para un viernes entre amigos, con música y buenos vinos, el salón es más que ideal para un fin de semana con quienes recordamos viejas épocas. A agendarlo para año próximo. 

Recomendación: tras el cierre del salón (23.30 horas), Moby Dick, en Puerto de Punta del Este (abierto todo el año), es ideal para quienes gusten continuar la diversión. Varios lo hicieron. 

Rodney Chacón



 
12 Ago 2013
Casa Grande Arte & Viña suena a ...



Casa Grande Arte & Viña suena más a un lugar de eventos que a una bodega garaje; suena más a arte que a vinos de calidad; suena más a barrio privado que a zona de crecimiento; suena más a sueños que realidades; suena a mucho y a la vez poco. Aunque, suena a todo lo anterior.

El sábado 13 de julio, previo al partido final de la sub 20 de la selección uruguaya en Turquía, con una mañana nublada y lloviznosa, Casa Grande arremetió contra el frío y una treintena de invitados colaboró para ganar la batalla contra el contrariante clima. Y claro, luego vino la recompensa (muy buenos vinos, gastronomía acorde, y un muy buen partido de la selección menor).

La invitación se adelantó ya que, a descreimiento de todos, los jóvenes uruguayos lograron clasificar a la final. Y, ni una bodega ni nadie, puede ir contra lo que un país quiere: buen futbol. Eso si, esta bodega se animó a moverle el piso a algunos jugadores del mercado con buenos vinos. 

Con años de experiencia en el sector (detrás están los responsables de Bodega De Maio) y con el asesoramiento de Marcelo Laitano (enólogo asistente en Pizzorno Wines), la Enóloga Florencia De Maio -responsable de la vinificación- y el Ing. Agrónomo Luis Benvenuto -a cargo del cuidado de la tierra y las vides desde hace 30 años-, han logrado unos vinos de gran calidad, donde aroma y sabor se destacan muy bien, y a un precio razonable -de 150 y 180 pesos uruguayos-.

En las 23 Ha que posee la bodega garaje, las cepas Merlot, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Tannat, Sauvignon Blanc, Viognier, Arinarnoa, Albariño y Moscatel de Hamburgo se dan el lujo de crecer en una zona cercada por aeropuertos, campos de esparcimiento, barrios privados, costa y muchas rutas.

Los vinos

De la gran variedad de cepas, las que vinifican y salen a la venta con nombre de la bodega garaje ("Casa Grande Arte & Viña") son: Sauvignon Blanc, Albariño, Tannat/Merlot Rosé, Merlot y Arinarnoa. De todos, el que consideramos falto de estructura, cuerpo, fue el Rosé. A pesar de sus tres meses por barricas, el rosado no tuvo la impresión esperada (que dure, que se sienta, que deje su marca).  

Respecto al Sauvignon Blanc´2013 resultó un blanco espectacular. Mucho aroma herbáceo, untuosidad, acidez media, duradero... un vino de estilo muy neozelandés, según palabras de Laitano. Todos quedaron muy sorprendidos y a gusto con este gran blanco. Con solo tres mil botellas logradas, el stock se extinguirá rápidamente al precio marcado ($155 al público).

El Albariño 2013, en cambio, resultó muy frutado. Este vinificado sí tuvo pasaje por tres meses de barrica. De tonalidad más dorada y reflejos a tono, cumplían acordemente el papel de guardaespaldas de aquel otro blanco de origen africano (la planta es una especie sudafricana). 

El Merlot 2013, con una corona de intensos tonos violáceos, dejó paso a su aroma a cereza y chocolate, y algo de ahumado -rara combinación-. Su paso por boca mostró que aún le faltaba un tiempo más de descanso: astringencia media y mineral. Y ni hablar que así será el reserva (con paso por barrica) en proceso y aún desconocido. 

El Arinarnoa 2013, una cepa con orígenes de la conjunción entre Merlot y Petit Verdot, logró conquistar a los presentes. A pesar de su aroma intenso y reflejos violáceos resultó ser un vino tranquilo, con astringencia media-leve y fresco.

Interesante fue saber de los vinos que aguardan su momento: Arinarnoa de barrica y el espumante a base de Viognier, además del Merlot antes comentado. Según comentarios de algunos participantes que referenciaron a producciones anteriores, el último ("el champagne") parece estar muy bien. De los otros, no hay referencia.

El final

Cuando ya varios partieron y los restantes comenzaron a planificar la partida, ya que la final del partido se venía encima, las muy atentas Adrine y Stella -las mozas del servicio-, cayeron con suculentas tortas: gato de frutillas, mil hojas y bombón de chocolate. Tan solo hubo que hacer cola y aguardar su lugar, y claro, volver a "recargar".

Después de todo eso, lo que empezó a sonar fue el partido, ... y un buen café. 

Rodney Chacón



 
08 Ago 2013
Lo poco y bueno, rinde más que lo contrario


Como sucede año a año, las vides necesitan un nuevo "corte de pelo". Así, el pasado sábado 27 y domingo 28/julio, dos bodegas se animaron a realizar su "festival" de la poda: Los Nadies y H.Stagnari.

Las opciones para ese fin de semana, en virtud de que eran muy acotadas -primera vez que solo hay dos-, bien daba para hacer una recorrida tranquila. Aunque, solo optamos por Los Nadies ya que el elevado costos de la segunda ($1.800 por persona), sumado al hecho de ser fin de mes y domingo, fue fácilmente descartada.

El sábado 27/julio amaneció "espectacular" (valga ésta palabra para referenciar el nuevo comercial de I.NA.VI). La parada previa al camino fue en un reconocido súper, el fin era comprar algo para compartir en el almuerzo de la bodega, pues así la consigna que idearon Gabriela y Manuel de Bodega Los Nadies. Quizá resulte raro que hagan algo para el público y sin costo, es que la idea siempre fue hacer que los amigos -y los no tanto-, conozcan la bodega y lo que hacen, además de su forma de trabajo. Y realmente, tras pasar toda la tarde con ellos -en otras oportunidades solo participé momentaneamente-, se demuestra lo que quieren lograr y mucho más. 

La ruta, tranquila y despejada, con un sol brillando con fuerza y un cielo completamente despejado prometía una tarde sin igual. Y se cumplió. Arribé sobre las 12.30 a pesar de que el inicio estaba fijado para las 11am. La charla de Ma. Clara Otegui (de Agencia Young), dictada en el Circulo Uruguayo de la Publicidad, que versó sobre la profesión del Cuentas -intermediario entre cliente y agencia-, y que expuso como ejemplo lo nuevo de I.NA.VI., retrasó mi llegada. Todo un caso el de I.NA.VI. tras varias malas estrategias. 

Tras llegar, Gabriela siempre es la "rrpp" de la bodega, la que recibe y da la bienvenida; mientras, el "showman" Manuel, en la "cocina de la bodega" enseña a los aprendices adeptos. Un lindo grupo de unos 15 invitados estaban a tijeretazo limpio entre las vides, cortando cabellos (ramas) por todos lados. Entre técnicas, acotaciones, anécdotas y más, Manuel confirmaba que la vid más vieja que vio estaba en Treinta y Tres. Mechada entre mucha vegetación de un bosque surge una gigantesca vid; sus ramas suben y bajan -por su peso-, tocan el suelo y vuelven a crecer hacia el cielo. Y aclara, es por esto que se debe podar.

Sobre las 14 horas apareció la clásica frase: "¿y cuándo el almuerzo?". Nada perezoso, los troncos inhertes de viejas vides apiladas sirvieron de combustible a las llamas; las brasas poco a poco fueron apareciendo. Los chorizos y la colita de cuadril lentamente comenzaban a transpirar y a fuego lento muy gustosas se iban cocinando. Mientras, la mesa de quesos, fiambres y más, ya mostraba sus exquisiteces. 

Y también apareció el maestro -me recordó al "Sr. Jirafales"-. Motivado y con alma muy didáctica, Manuel explicó cómo se podía obtener de cierta forma los blancos y tintos haciendo las gráficas y anotaciones pertinentes en la pizarra móvil. Los alumnos estaban todos muy atentos, hasta que se distorcionó con la llegada de los blancos y tintos. Ya sólo faltaba el recreo para pasar a la mesa muy bien servida; mientras, las carnes aguardaban su punto ideal.

La nota anecdótica fue el permitido recibimiento de un grupo de animados brasileños que, de paso entre Colonia y Punta del Este, pararon en la bodega pensando que habría algún evento por la cantidad de autos. La cara de "pollitos mojados" y gran simpatía tras la acotación de Gabriela de que era un evento para amigos, hizo repensar el permiso y un completo recibimiento se les hizo: aprendieron de la poda, atentamente escucharon la clase de Manuel, comodamente se unieron al grupo, gustosamente disfrutarron de las delicias gastronómicas uruguayas, y satisfechamente continuaron ruta tras adquirirles algunos cuantos vinos. Tarea cumplida en este aspecto: "un turista, un amigo". 

De aquí al final, tan solo había que disfrutar de las charlas, el muy buen vino ("Picardía", blanco que se debe conocer y entender; "Equilibrio", tinto de muy buen nivel), el sol, el campo, la gastronomía,... la vida. 

Rodney Chacón



 
05 Ago 2013
Crónica \ Tour Gastronómico - Parte I: La Previa


Es martes de noche. Manejando de regreso a casa y con compras del súper, suena el celular. Lo tomo, observo la pantalla  y atiendo:

-¿Qué haces queriiiiiiiiiido?, le dije.

-Muy bien amigo. ¿Cómo anda usted?, me acotaban del otro lado del tubo.

-Excelente, respondí. –Y en vueltas de compras, agregué. –¿En qué anda amigo?, finalizaba (no me gusta hablar mucho por celular; él lo sabe).

-Amigo, lo llamo por lo siguiente: ¿le interesa ir el finde próximo a Buenos Aires?, me acotó de sopetón (paré el auto) y siguió con la explicación correspondiente.

-Bue, me decis Buenos Aires y sabes que es mi perdición; aunque me digas Villa 31, es mi perdición. Todo Argentina es mi perdición, le acoté a mi amigo.

-Por eso te llamo. ¿Te interesa?

-OBVIO, ¿y cuál es la idea?, le agregué.

Le siguió un detallado resumen de lo que sería el finde, partiendo el sábado a las 5.30 am en su auto y regresando sobre las 21 horas del domingo; pasando a disfrutar por diferentes lugares tanto gastronómicos como turísticos. La única contrariedad que se presentaba era sobre el cruce, ya que sería vacaciones de julio. Tras esto colgamos y quedamos en hablar en unos minutos más para confirmar.

Ni tonto ni perezoso, el celular literalmente comenzó a tomar temperatura. Llame a mi pareja, que me confirmó de inmediato; luego hablé con los amigos del Hostel Carlos Gardel (ubicado en San Telmo); después reagendé trabajos fijados para el fin de semana y nuevamente:…

-Amigouuuuu

-Queriiiiiiiiiiido.

-Bue, mirá. Hablé… (con voz de “se complica, ta difícil”)... Listooooo... (cambie a alegre). El finde próximo lo pasamos en Buenos Aires.

-E-ce-len-te querido. Ahora tenemos que ver lo del hotel, decía mi amigo.

-Papá, tranquilo. Ya arreglé todo. Le acotaba con notoria voz de “las sé todas”. Y le agregué:para ustedes ya les reservé un departamento (así le dicen ellos a los “apartamentos”), nosotros nos quedamos en una habitación matrimonial en el hostel y con vista a la calle, en un segundo piso y con terracita pegada. Así que todo listo con la estadía, le finalizaba.

-¿Viste por qué te llamo? (risas), me decía. 

-(Más risas). Dale. Hablamos en lo que resta de la semana para coordinar todo. Ahora estoy con otra cosa y ya son las diez y media de la noche; mis viejos me van a matar por lo tarde que voy a verlos.

-Dale. Hablamos. Abrazo.

-Otro para vos. Y saludame a la patrona. Que no me extrañe que nos vemos el finde (risas).

Recordando las palabras de un gran amigo argentino, Marcelo Tejera, quien me acotó cuando estuve por Buenos Aires en abril, que podía relacionar aquel viaje con un “tour gastronómico”, la idea de vincular el viaje y el tour no paraba de dar vueltas por la cabeza. El problema es que era poco tiempo para hacer algo interesante.

El resto de la semana, el “tic, toc, tic, toc, tic, toc…” del tiempo se agudizaba cada vez más; y el “fin” lo dejaba muy marcado. También comenzó a surgir el pensamiento del alto gasto para menos de 42 horas, pues 12 serían por estar encima del vehículo y “8” sobre una cama, descansando. Así que optamos por quedarnos dos días más. Así dio para armar un lindo tour y de paso, disfrutar de “mi Buenos Aires querido”.

 

De camino

El primer sábado de julio, la ruta remarcaba su tranquilidad. Eran las 05.30. Con tramos de niebla se retrasó el arribo a la primer parada: Estación Ancap de Rosario, sobre Ruta 2; muy recomendable para hacer una parada de reabastecimiento (alimentos y nafta). Los baños eran muy limpios y actuales. Al igual que nosotros, otras familias uruguayas repostaron en dicha estación; eran vacaciones de julio.

A la ruta. Próxima parada (hora y media después; de nuevo enlentecidos por la niebla), Migración del Puente Libertador Gral. San Martín, más conocido como Puente Internacional Fray Bentos-Puerto Unzue. Al llegar nada sorprendió: dos largas filas de autos uruguayos -dispuestos a vacacionar en el país hermano-, obligó a 45 minutos de espera para realizar los visados correspondientes (1).

10 am, tercer parada. Entre el hambre que atacaba y el cruzar por la ciudad de Gualeguaychú y un cartel que indicaba “Buenos Aires”, con una flecha a su lado, una pequeña panadería muy prolija nos obsequiaba puras delicias a nuestras visuales. Unos 40 pesos argentinos ($U120) fueron más que rendidores, entre churros rellenos -no recomendables-, bizcochos varios (“facturas”) y dos refrescos de 500 c.c., rindió y sobró. Ahora, rumbo a la Capital; expreso.

Llama la atención la velocidad promedio de todos los vehículos (150 kilómetros por hora sin problemas); la ruta larga y recta en una extensa zona llana así lo permitió. Claro que la velocidad permitida es menor, y respetada en ciertos tramos.

El puente Zarate-Brazo Largo denota ostentosidad. Su extensión, su magnificencia, su puente aledaño del tren... Impacta saber que toda la producción de cemento argentino fue destinado para este puente durante los dos años que llevó su construcción.

Ya cerca de Capital Federal (lo que bordea la perimetral de Gral. Paz), el buen clima -como recibiéndonos- alimenta las ganas de los porteños (así se les dice sólo a los de Buenos Aires) de salir; la atestada autopista lo demuestra. Mientras, contrariamente, nosotros moríamos por “ingresar” y comenzar a disfrutar.

 

Rodney Chacón

(1) No olvidar pedir los “visados” (tarjetas que llenan para ingresar a país), deben pedirlas aunque no se las den ya que se las pedirán a su regreso. Esto a partir del 1/agosto/2013, según nos acotó la chica de pasajes de Cauvi.



 
02 Ago 2013
100 años no son nada...



... aunque son muchos a la vez. 

El jueves 1/agosto, la Bodega Giménez Méndez realizó la presentación de su nueva línea de vinos "100 AÑOS Viña Mendoza".

Las instalaciones del Hotel My Suite fueron elegidos para la presentación de las distintas etiquetas que casi una treintena de invitados, entre prensa, comerciantes y distribuidores, conocieron y probaron.

La nueva línea, compuesta por Chardonnay/Viognier´13, Cabernet Franc Rosé´13, Cabernet Sauvignon´11, Merlot/Tannat´11 y Tannat´11, denotó una imagen renovada y acorde con los tiempos que transcurren, además de acompañar los gustos que a nivel internacional se demanda, pues así lo acotó Sebastián Gonzatto -Gerente de Comercio Exterior de GM-. Mientras, la enóloga responsable detrás de la comentada producción, Carla Fallabrino, realizó los comentarios pertinentes para cada etiqueta. Todo ante la atenta mirada de Marta Méndez.

La línea 100 AÑOS Viña Mendoza

Personalmente, mis preferidos son el Chardonnay/Viognier (el pálido verde esmeralda de la botella me hipnotizó; en copa, tonos perlados, aroma a frutas blancas y sabor acorde al aroma; también un dejo chispeante divertido, quizá un posible toque aguja), el Cabernet Sauvignon (intenso color rojo, aromas complejos -minerales, terrosos-, astringencia media, perdurable) y Tannat´11 (fresco y con astringencia media; en aroma estaba algo complejo, aunque lo noté cerrado en el momento).

Respecto al Rosé y el Merlot/Tannat, el caso del primero en color y aroma está muy bien, aunque habría que intensificar su paladar, darle fuerza, cuerpo; se diluía muy rápido. El segundo, me dejó un notorio amargor que no es ni bueno ni malo, solo habría que bajar su intensidad.

Lo especial de toda esta línea es lo ideal de su precio: 120 pesos, aproximadamente. Analizando el genérico del producto (packing, tipo de vinos, características, público objetivo, momento de disfrute), lo considero un vino ideal para el día a día.  

Rodney Chacón



 
01 Ago 2013
Retomando la ruta


Al igual que en enero, tras el segundo descanso anual realizado en julio, retomamos la actividad del segundo semestre y que irá, en nuestro caso, hasta mediados de diciembre.

A pesar de haber mencionado la palabra "descanso", dicha acción fue también acompañada de variados trabajos: entre recorridos de bodegas, viajes mechados con tours gastronómicos, entrevistas y bajada de material, entre otros. Así, el mes de julio pasó y dejó mucho para ir comunicando a lo largo del presente mes. 

Durante los próximos días iremos colgando el material logrado, además de aquellos del mes en curso. Esperamos que sea de su interés y agrado. 

Rodney Chacón - Director







EVENTOS


En breve informaremos más y nuevos eventos.


Barricas Club / Derechos Reservados 2009 / programación+hosting+rediseño 10R comunicación
10R comunicación FRESH